Psicología telefónica

Gracias a la evolución de las nuevas tecnologías, la psicología telefónica cada vez tiene una mayor presencia en nuestra sociedad, por lo que te vamos a mostrar la información que necesitas conocer sobre ella, para que puedas usarla en caso de necesitarla.

¿Qué es la psicología telefónica?

La psicología telefónica es un nuevo canal de comunicación que se está creando para hacer terapia. Esto quiere decir que el cliente no tendrá que visitar al psicólogo al centro de visitas, sino que la terapia se hará íntegramente a través de teléfono. Continue reading Psicología telefónica

Trastornos de personalidad

Los trastornos de personalidad son un conjunto de afecciones en las que los individuos muestran patrones de pensamiento, percepción, sentimiento y comportamiento de larga duración que difieren de lo que la sociedad considera normal. Su forma de actuar y de meditar, y sus opiniones distorsionadas acerca del resto, pueden provocar un comportamiento extraño, pudiendo ser realmente molesto para otras personas. Estos individuos acostumbran a tener inconvenientes en diferentes áreas de la vida, incluyendo el funcionamiento social y laboral.
Se trata de un problema serio, crónico y bastante usual en las sociedades industrializadas que consiste esencialmente en enseñar comportamientos, motivaciones, conmuevas y pensamientos que son valorados como extraños por la cultura de pertenencia. Ocasionan inconvenientes relacionales y laborales a quienes los sufren y afectan gravemente asimismo y a sus familiares, sobre todo debido a la impotencia y a la incomprensión general.
Los pequeños son la población más frágil para los trastornos de la conducta y los inconvenientes psicológicos normalmente, puesto que no acostumbran a percibir que tienen un inconveniente y no procuran ayuda.
Por esta razón es preciso que los progenitores y educadores presten atención a los síntomas que puedan presentar, en lugar de etiquetarlos sencillamente con títulos como malo, travieso o bien desastre.

Tipos diferentes de trastornos de personalidad:

• Paranoia: Actitud patológica de falta de confianza y rencor. La persona considera que todo lo que pasa a su alrededor es para dañarle.
• Comportamiento esquizoide: Personas con dificultad para simpatizar con el resto. Se muestran excéntricas en su apariencia y en su comportamiento, con distorsiones cognitivas y perceptivas.
• Comportamiento antisocial: Se identifican por una actitud irresponsable, maligna y al otro lado de las reglas.
• Comportamiento histriónico: El sujeto procura centrar la atención sobre sí mismo y que todo gire en torno a él.
• Comportamiento obsesivo compulsivo: Personas titubeantes, aprensivas o bien detallistas en grado extremo cuya conducta está regida por la necesidad de orden, precisión y perfección.
• Narcisismo: Estas personas se sienten omnipotentes y actúan con soberbia y menosprecio cara el resto.
• Comportamiento evitativo: Sentimiento negativo de sí. El temor al rechazo hace que estas personas eviten el contacto con el resto.
• Dependencia: Se dejan llevar por otros para eludir la responsabilidad de decidir por sí solos.

Hoy en día, el mindfulness es una técnica renovadora que como término psicológico es la concentración de la atención y la conciencia, basado en el término de conciencia plena de la meditación budista. Se ha popularizado en Occidente por la parte de Jon Kabat-Zinn. Pese a encontrarse sus raíces en el budismo, el mindfulness se enseña desprovisto de cualquier componente o bien terminología oriental. Es una práctica moderna que implica prestar atención a nuestras experiencias, tanto positivas como negativas. No es un estado místico o bien espiritual. Está, por consiguiente, fuera de lo religioso.
El mindfulness es una práctica consistente en llevar la atención al instante presente y a tomar conciencia de las cosas de forma libre de juicio. Se identifica por la aceptación, sin juzgar si los pensamientos y las emociones son correctas o no.

 

Relaciones difíciles: suegra-nuera

“No nos agrada el novio de la niña”. “Nuestro hijo ha escogido una pareja equivocada”. “No nos cae bien en casa”. Son oraciones que muestran el rechazo a la persona escogida por un hijo o bien hermano, a cualquier edad. La oposición abierta crea frustración, rebeldía y empecinamiento. En ocasiones revela preferencias por las parejas de otros miembros de la familia y genera resentimientos; a veces es motivo de distanciamiento entre progenitores y también hijos y hermanos. En ocasiones los motivos del rechazo son comprensibles: un pasado poco ejemplar, la carencia de “oficio y beneficio”; otras responden a actitudes sociales –matrimonios precedentes, hijos de relaciones pasadas, diferencias de estatus económico; y en otras obedece sencillamente a la carencia de química.

Las relaciones entre suegra y nuera no son siempre y en toda circunstancia simples. En ellas se mezclan sentimientos contrarios vividos de forma intensa y que, además de esto, viran siempre y en todo momento en torno a un solo personaje, el hijo-marido, que debe actuar como intercesor entre las dos.

Hablar mal a tu hijo sobre su esposa lo pone en una situación realmente difícil y debes evitarlo por el hecho de que le debe fidelidad y protección. En un enfrentamiento con una suegra, todos salen perjudicados.

Los enfrentamientos acostumbran a surgir por el hecho de que las dos partes sienten una invasión de territorio. Una suegra frecuentemente es inútil de compartir con otra persona el hijo al que lleva veinte años criando y siente que alguien está procurando ocupar su sitio. Estos temores van intrínsecos en la naturaleza protectora de la madre.

Ocurre asimismo que ciertas suegras viven con una idea preconcebida de la nuera que desean tener; al no cumplirse las esperanzas, se desencadena un sentimiento negativo, prácticamente involuntario, y se consideran las resoluciones de la nuera como actos de rebeldía.

psicología positiva como modo de vida

Cuando se hace referencia al término de psicología positiva se tiende a interpretar como alguna nueva corriente de filosofía espiritual o más bien, un nuevo procedimiento prodigioso de auto ayuda de los tantos que sobre saturan la red. No obstante, poco hace falta interesarse en el término para entender qué lejanas se hallan estas suposiciones de la realidad.

La psicología positiva no es soltar una serie de frases al público para levantar la moral, como:

-Tu sonrisa te dará un semblante positivo que hará que la gente se sienta mejor a tu alrededor.-Les Brown.

-Las buenas cosas ocurren todos los días. Solo nos tenemos que dar cuenta de ellas.-Anne Wilson Schaef.

-Es algo maravilloso ser optimista. Te mantiene sano y resiliente.-Daniel Kahneman.

-El pensamiento positivo es algo más que un eslogan. Cambia la forma en la que nos comportamos. Creo firmemente que cuando soy positivo, soy mejor y hago mejores a los demás.-Harvey Mackay.

Es además,  enseñarnos a ver la vida de una forma más positiva, sin negar la existencia del malestar ni la realidad. Es trabajar desde otro punto de vista, en cierta manera opuesto al de la psicología tradicional, más centrada en el síntoma que en la capacidad, la virtud y la fortaleza de las personas.

Las aseveraciones son muy similares a la creación de una visualización. La incesante reiteración de nuestros pensamientos nos lleva a la convicción. Las palabras que pronunciamos y repetimos en muchas ocasiones llevan a nuestro inconsciente a interpretar que son una realidad
La psicología positiva se centra en el estudio de esas cualidades positivas y como desarrollarlas, por el hecho de que no solo asisten a vivir una vida más satisfactoria, sino más bien asimismo a prevenir nosologías que se generan cuando la vida está vacía o bien semeja no tener sentido.
La psicología se ha centrado fundamente en el análisis de las conductas disfuncionales, acciones y comportamientos que se salen de la regla, dejando a un lado exactamente el mismo potencial humano. Mas la psicología no debería centrarse solamente en las distintas nosologías, asimismo nos ayuda a entregar sentido al día tras día, a estar sanos y fuertes “mentalmente” para afrontar nuestra vida personal y profesional. De ahí que fomentar la psicología positiva en el centro de trabajo tiene que ser la base para dirigir y promover los diferentes proyectos en los que ésta participa.