Psicología telefónica

Gracias a la evolución de las nuevas tecnologías, la psicología telefónica cada vez tiene una mayor presencia en nuestra sociedad, por lo que te vamos a mostrar la información que necesitas conocer sobre ella, para que puedas usarla en caso de necesitarla.

¿Qué es la psicología telefónica?

La psicología telefónica es un nuevo canal de comunicación que se está creando para hacer terapia. Esto quiere decir que el cliente no tendrá que visitar al psicólogo al centro de visitas, sino que la terapia se hará íntegramente a través de teléfono.

Esto permite que el paciente no tenga que desplazarse cada poco tiempo hacia el centro de citas, y que sobre todo permite ser atendido a cualquier hora del día.

Esto quiere decir que por ejemplo un paciente puede ser atendido a cualquier hora del día por un psicólogo, a la vez que ambas partes pueden estar en cualquier punto del planeta, ya que solo les hará falta un teléfono para ponerse en contacto.

Por otra parte, si eres de las personas que quieren solucionar un problema psicológico, pero no quieres que el psicólogo te vea la cara, este sistema seguro que también te va a interesar. Es por ello, por lo que cada vez más personas usan este medio, con el objetivo de solucionar los problemas, con la comodidad de hacer terapia desde cualquier parte. Ya sea saliendo del trabajo, dando un paseo, desde casa, desde la playa…

¿Realmente funciona la psicología telefónica?

Tenemos que decir que realmente sí que funciona este tipo de psicología telefónica. Y es que realmente el psicólogo es de gran calidad, por lo que solo hace falta que tu tengas ganas de solucionar el problema y explicarte bien por teléfono.

Si cumples esta premisa, el mismo te ofrecerá la ayuda que necesitas de una manera sencilla y cómoda.

De esta manera, solo tienes que encontrar a un psicólogo que te pueda atender a través de este sistema y llamar a su call center sanitario. Una vez que te hayas puesto en contacto con el mismo, ya solo tendréis que programar una serie de sesiones y horarios, con el objetivo de intentar poner solución a tu problema en el menor tiempo posible.

¿A quién puede servirle?

Tenemos que decir que la psicología telefónica puede servirle a todo el mundo. Y es que nunca podemos estar seguros al 100% que no vamos a necesitar este tipo de ayuda.

Por este motivo, si eres una persona que está muy ocupada y no tiene tiempo para acudir a un psicólogo tradicional o directamente no quieres que el mismo vea tu cara por miedo a que saque a la luz tus problemas, este sistema seguro que te va a interesar y mucho.

Por otra parte, tienes que saber que no pierdes nada por intentarlo. Y es que con tan solo una llamada de teléfono y una cuota muy económica, podrás disfrutar de la atención psicológica que realmente te mereces. Es por ello, por lo que cada vez más personas usan este sistema, ya que no solo es cómodo, sino que además puede ayudar a cualquier persona que necesite ayuda, sin importar el lugar en el cual se encuentre.

¿Cómo se puede saber si el psicólogo es de confianza?

En primer lugar, siempre tienes que llamar a psicólogos que te ofrezcan precios económicos y sobre todo que te puedan ofrecer los certificados que demuestren que han realizado los estudios necesarios para conseguir ser buenos psicólogos.

Por otra parte, también es importante mirar las opiniones de otras personas. Por regla general, este tipo de psicólogos suelen tener páginas web, donde sus clientes cuentas sus experiencias y por ello los recomiendan o no. De esta manera podrás asegúrate de que sus servicios son realmente buenos.

Finalmente, también es importante que no pagues el tratamiento de golpe. Esto quiere decir que es bueno que el psicólogo te permita pagar la primera cita y si quedas satisfecho ir pagando las siguientes. De esta manera, podrás darte cuenta de si la persona que está al otro lado del teléfono es una persona realmente profesional o no.

Además, tampoco tienes que olvidar que la primera regla de un psicólogo es la confidencialidad. Esto quiere decir que tiene que guardar tu problema en secreto y nunca debe desvelar que has acudido a él, sea cual sea el problema tratado.